...

domingo, 4 de octubre de 2009

¿Cuál es tu Problema, Aparte de tu Cara?

Aunque no puedan creerlo, esta era la manera brutal en que una profesora recibía a las niñas que se acercaban a su pupitre para hacerle alguna pregunta, según me cuenta una alumna que vivió en su colegio esa terrible experiencia.

Si bien existen profesores maravillosos que cuidan con mucho tacto de la integridad y el bienestar psicológico de los niños, también es frecuente -lamentablemente- encontrarse con profesores desatinados que hacen comentarios totalmente inadecuados a los niños, muchos de ellos sumamente hirientes, torpes y agresivos. Yo recuerdo por ejemplo mi época de escolar: mi profesora de educación física nos llamaba a todas "cara de mono", sin razón aparente y sin que mediara explicación alguna de su parte. "Ven cara de mono", "cara de mono, haz esto" "cara de mono, haz lo otro"... así todo el día y con todas las alumnas, como si fuera un chiste inofensivo. Hace muchos años que salí del colegio y aun me acuerdo de esto, por lo que sus palabras debieron seguramente tener algún impacto en mí.

He comentado acerca de las expresiones necias de los adultos hacia los niños, en este post.

Quiero pensar que los profesores que tratan de este modo a los niños no son del todo conscientes de lo que hacen. Eso los exonera de parte de la responsabilidad, pero obviamente no de toda, y queda entonces la pregunta acerca de los procesos de toma de conciencia de los docentes sobre sí mismos y sobre su quehacer profesional. Es por supuesto un problema que un profesor tenga poca capacidad de auto-observación y de autoreflexión, mínima o nula capacidad de control de sus impulsos agresivos, un disminuída habilidad para ponerse en el lugar del otro y anticipar las consecuencias de las propias acciones en los demás, especialmente en los niños y las niñas, poco cuidado y poco interés en la vida afectiva de sus alumnos...

Alguna vez un estudiante me preguntó que qué pasaba si el profesor perdía el control, había tenido un mal día o se cansaba simplemente, y por eso trataba mal a sus alumnos. Su pregunta partía de un supuesto implícito: que eso podía pasar, que era esperable, aceptable y hasta normal que un profesor se canse, se agote o se frustre, y traslade su agresión a los niños y las niñas.

No estoy de acuerdo. Un ingeniero trabajando con paredes podría eventualmente frustrarse y trasladar su ira a la pared, porque los ladrillos no aprenden ni piensan, y no sienten. Pero no un maestro. Como parte de los requisitos que a cualquier profesor se les debería pedir está la capacidad de autoconciencia. Y la escuela, si de verdad fuera una comunidad, tendría que ayudar a los profesores a formarla... ¿Cómo es posible que existan profesores así, que sigan enseñando, y que nadie, ningún amigo o colega, les diga nunca nada? Algo falla a ese nivel en las escuelas.

Del Blog de Susana Frisancho
Desarrollo Humano, Constructivismo y Educación

3 comentarios:

Wendy Paola dijo...

Aunque es dificil de creer, si hay muchos profesores buenos y comprensivos pero tambien existen profesores que tienen una terrible imagen.Realmente no me parece que un profesor sea tildado como una mala persona, cuando el es un ejemplo, un guia a seguir.
Yo creo que todas las personas tenemos buenos momentos y tambien malos, pero nunca debemos mesclarlos con el trabajo.

Yo creo que para que todo esto cambie, los profesores deben pasar por una prueba para ver si esta capacitado para ser enseñar .
Ningun niño merece el maltrato de su profesor porque los niños necesitan sentirse queridos y seguros de lo que hacen tanto en casa como en la escuela.Asi que no debemos de dejar que nadie nos maltrate y nos haga sentir mal si algo pasa siempre contarle a los padres ya que ellos nos aman mucho y quieren lo mejor para nosotros.
Con esto no quiero decir que haiga malos profesores hay tambien muy buenos profesores que aparte de enseñarte son una guia espiritual para ti .

Próspera dijo...

Bueno tiene razón, hay muy buenos profesores que se preocupan de levantarle la autoestima de sus alumnos, apoyarlos, aconsejarlos, interesándose de averiguar qué les pasa porque bajan sus calificaciones .A Dios gracias son la mayoría, que son buenos como personas y profesionales.
Felizmente que hay un grupo minoritario malos profesores que llevan sus problemas al trabajo, gritan, ponen sobrenombres, insultan en otras palabras se dedican a bajarle la autoestima a sus alumnos como desquitándose en ellos, todas sus frustraciones.
Por eso si vas a elegir la noble profesión de ser un educador debes pensar si vas a poder controlar tu carácter, tratar bien a los demás especialmente a los alumnos y separar tu trabajo de lo personal.
Y así serás un ejemplo a seguir y especialmente tus alumnos te recordaran.

Maria Mercedes dijo...

Todos tenemos derecho a un buen trato, al respeto y a la consideración.
Hay muchos profesores que piensan, creen que por ser la autoridad de los alumnos tienen el derecho de tratarlos como se les de la gana, pero no es así. *NINGUN SER HUMANO TIENE POTESTAD SOBRE OTRO*SOLO DIOS*
Él nunca rediculiza, ni te hace daño, jamás, Él solo quiere que seas Felíz muy Felíz.

Todos necesitamos a alguien superior para que nos ayude a crecer.
Los profesores deben aprender sus maneras de trato, con sus amigos, su familia, sus alumnos, etc.
Todos de diferente manera, pero eso no significa que tengas diferentes personalidades, sino que eres tu mismo auténtico, y sabes como tratar a cada persona.
GRACIAS =D*

Vista de Jaén - Perú