...

viernes, 6 de noviembre de 2009

¿Y Si la Solución Fuera el Problema?

El niño era inteligente pero muy tímido. Luego, se sentía incómodo en el salón, negándose a participar. Su abstención mortificaba a su profesora, a quien le parecía inaceptable que todos sus alumnos menos uno siguieran sus indicaciones. Luego, presionaba al niño para que trabaje, asumiendo que de ese modo lo doblegaría, hecho que aumentaba más bien su incomodidad y lo reforzaba en su actitud. Como el niño seguía callado, la profesora insistía en la misma respuesta y aumentaba sus exigencias, hecho que lo endurecía más todavía, empeorando las cosas en una espiral sin fin. Esta es una típica situación en donde la solución asumida como la más obvia -reiterada por lo tanto hasta el infinito- representa el verdadero problema.

En educación suele ocurrir algo muy similar. Determinadas «soluciones» a sus viejos problemas se han vuelto casi obvias y representan un enorme lugar común, no importa si no funcionan ni cuál sea el diagnóstico. Las cuatro evaluaciones censales del rendimiento escolar, efectuadas por el propio Ministerio de Educación, han sido útiles para confirmar, por si quedaban dudas, lo mal que estamos en la educación básica, en particular la que recibe la población más pobre y los niños que debutan en la escuela. También han servido para revelar no sólo la poca eficacia de las soluciones hasta ahora emprendidas, sino la posibilidad de que, por el contrario, hayan pasado a convertirse ellas mismas en un problema mayor.

Si hacemos cuentas, hace 12 años que se viene distribuyendo textos y materiales gratuitos a las escuelas públicas. Suman 14 los años en que el Estado peruano viene capacitando maestros a través de programas nacionales, desde mediados de los noventa. Son 14 también los años transcurridos desde el inicio de las reformas curriculares en el país, con el pionero «Programa de articulación Inicial-Primaria». El ciclo de las evaluaciones nacionales del rendimiento escolar ha cumplido igualmente 12 años, revelando de manera terca y consistente que sólo uno de cada diez que concluyen segundo grado comprenden bien lo que leen. Es decir, a pesar de todo, la llanta del viejo automóvil se encuentra atascada en la misma zanja desde 1997.

Sin duda alguna, el currículo reformado, los nuevos textos y materiales entregados, las nuevas metodologías en las que ha sido capacitado, han buscado modificar las prácticas de los maestros para mejorar así los niveles de rendimiento. Pero todas estas medidas han representado para ellos exigencias caídas del cielo que los desestabilizan, pues rebasan sus capacidades, sus hábitos y sus antiguas certezas. Luego, han reforzado su inseguridad, llevándolos a refugiarse con más fuerza en sus antiguas prácticas. Algo que, ciertamente, ha seguido alejando a sus estudiantes de la posibilidad de aprender lo que el currículo ahora les demanda. No obstante, año a año la política educativa sigue apostando ciegamente por las mismas soluciones.

Si la política curricular, la de capacitación docente y la de materiales educativos, se autoevaluaran y aprendieran de sus propios errores, anticipando las necesidades de los maestros y ofreciéndoles oportunidades más serias para aprender a desempeñarse con las nuevas herramientas y a la altura de las nuevas demandas, estimularía su confianza. Entonces podría volverlos protagonistas y hasta promotores del cambio. Pero insiste en entregarles insumos e instrucciones. Como no funciona, con gran arrebato los culpa del fracaso… y reitera las mismas medidas.

La maestra del niño tímido puede acabar botándolo. Lo preferiría a admitir que es ella la que se equivoca y que hay otras maneras de hacer las cosas.

Por: Luis Guerrero Ortiz

3 comentarios:

Xiomara dijo...

El estado aun sigue dando y dando vueltas el mismo asunto, ya saben muy bien que la educación de Perú no es muy buena y en lugares pequeños (provincias, caseríos) hay niños que no saben lo básico (leer, escribir, sumar y restar). Pues, cuanto tiempo mas esperan en dar solución a este problema, ya ha pasado mucho tiempo y esta situación no cambia, en cambio se empeora, y realmente el gran problema acá, es que nadie da una solución y sigue la baja enseñanza a los alumnos.
Poniendo este ejemplo a nuestra vida, nos pondríamos a recapacitar, de que tal vez hemos hecho lo mismo, sabiendo que estuvimos equivocados, lo volvemos hacer, sin aprender la lección. En cambio, las personas que aprenden de sus errores, buscan inmediatamente una solución y así se evitan de volver a hacerlo. Esto deberíamos practicarlo en todos nuestra vida, los estudias, en la casa, con los amigos. Y es mucho mas facil cuando reconoces tus errores, pero creo que eso solo se da cuando realmente te duele, y no debe ser así, no debes esperar que tus errores te lastimen para que recién aprendas de ellos. Debes recapacitar de cualquier equivocación que tengas, así llevar una vida mucho mejor y hacerte un buen a ti.

Wendy Paola dijo...

Anteriormente los profesores peruanos aplicaban este método: la letra entra con sangre, lo cual significa hoy la peor falta de ignorancia de un docente. Estos profesores en lugar de ayudar a los niños los marginaban aún más como el ejemplo del texto.

Algunos docentes a pesar de que existen capacitaciones no siguen los ejemplos de éstas, sino todo lo contrario, piensan que todos los alumnos van a entender paralelamente. Esos docentes no tienen ni por casualidad la idea de cómo llegar a los alumnos que quizás son considerados por ellos como inferiores.

Yo opino que el profesor de la actualidad no es aquél que solo te entrega conocimientos sino que además trata de llegar a ti.

mary19love dijo...

Los maestros son maestros cuando saben llegar al alumno, al discípulo; cuando impone confianza, respeto y ejemplo.
Todos somos inteligentes, por lo tanto el problema está en la manera en como cultivamos esa inteligencia, para que vaya creciendo....!
Graciassss

Vista de Jaén - Perú