...

martes, 29 de junio de 2010

Nuevas Tecnologías y Recursos de Aprendizaje

La llegada de las computadoras a las escuelas permitió a los profesores constatar que la imagen es un recurso tanto o más poderoso que el libro de texto. El desarrollo de la multimedia, la Internet, las redes de comunicación y de una enorme cantidad de recursos informáticos ha facilitado esa percepción. Y es que todo aquello que ingrese al cerebro de las personas por los ojos tiene un enorme potencial de aprendizaje.

Además, las nuevas tecnologías no solo llegan como recursos adicionales a las herramientas que directivos y docentes emplean crecientemente, sino que contribuyen a transformar los recursos didácticos tradicionales. Un ejemplo relevante es el texto escolar. Inicialmente se aceptó la idea que los libros de matemática deberían implicar el uso de la calculadora y luego del computador. Más tarde se constató que no solo el computador es importante para esa área formativa sino para cualquier área del currículum. Por ello no sorprende que los textos modernos estén íntimamente asociados al uso, por estudiantes y profesores, de las herramientas informáticas y que su material se haya enriquecido pues su venta implica mucha interactividad y una serie de recursos que antes no existían o se adquirían por separado.

Ciertamente que no se trata de que una innovación como el libro digital reemplace al texto escolar convencional, sino más bien que ambos convivan, se complementen y se retroalimenten mutuamente pues cada cual tiene sus ventajas. Por el momento la tendencia es que el texto convencional incorpore en su oferta todo aquello que puede ser aprovechable de las nuevas tecnologías: animaciones, juegos, videos, fichas para reforzar aprendizajes, recursos en PDF y power point, etc. Estando estos recursos en red, el material digital tiene la ventaja de actualizarse y enriquecerse permanentemente. En materia escolar, lo más probable es que ambos recursos, el tradicional y el digital se fusionen y nazca una versión muy rica por la variedad de recursos y formas de aprender.

Hay estudiantes que señalan que lo ilimitado de la información que se encuentra en la Internet es una característica que les apasiona y les facilita expandir su potencial de aprendizaje. Hay otros tantos que prefieren ambos recursos: el texto escolar convencional al considerarlo un recurso que les permite encontrar información directamente vinculada a lo que necesita aprender; y lo que encuentran en las redes de navegación aunque reconocen que la información es tan grande que muchas veces terminan confundidos al no saber cual utilizar.

Claro está que para los alumnos como para cualquier usuario de la Internet el desafío principal es como aprovechar óptimamente la cantidad de información que hay sobre cada tema. Allí es donde resulta fundamental el papel del profesor como orientador de ese uso de información; en especial que adquieran la capacidad crítica para discriminar y valorar lo que es útil y relevante de lo que no lo es. Los profesores tienen que convencer a los estudiantes que la Internet va más allá del chat, de los juegos, de la música que puede bajarse de diversos sitios web; es una herramienta que les ayudará a alcanzar y actualizar las competencias que le servirán para toda su vida.

Lo que también resulta evidente es que para el futuro de las nuevas generaciones ser competente en el manejo de las nuevas tecnologías es indispensable. Ya lo avizoran programas como PISA que en el 2009 aplicó pruebas de comprensión lectora recurriendo a herramientas como el Google y otros grandes buscadores. Y es que en el mundo empresarial la información que hay en la red es fundamental en la definición del futuro de los negocios.

Las nuevas tecnologías traen también al celular como recurso de aprendizaje, pues poco a poco se ha convertido en un minicomputador en el cual los estudiantes pueden hacer todo lo que hacen en un computador normal. Adicionalmente hay que reconocer que son muchos los estudiantes que poseen un celular pero su uso está prohibido en la mayoría de escuelas. Siendo una herramienta de aprendizaje aún experimental y sus resultados inciertos, hay algunos campos en donde se viene probando su utilidad: como trasmisor de textos, la producción de fotos y videos con fines educativos, generar procesos de producción literaria grupal. En países como el Perú, lo que habrá que vencer son los problemas de costo de la comunicación por la Internet, todavía inaccesibles para los estudiantes y el control de lo que buscan en las redes de navegación, pues son bastante conocidos los riesgos que acarrea una comunicación a distancia.

De lo que hay que estar convencido es que al desarrollo de las nuevas tecnologías acompaña una transformación sustantiva de los roles de la escuela. Los estudiantes tienen en ellas nuevas y muy variadas formas de aprender. En algunos casos pueden aprender más fuera de la escuela que dentro de ella sin desconocer que la escuela es y seguirá siendo parte consustancial en la vida de los niños y adolescentes. La otra constatación es que las funciones del docente cambian y hay que prepararlos para ello.
Por: Hugo Díaz - Educared
Enlace

Vista de Jaén - Perú