...

lunes, 31 de agosto de 2009

La Electrónica Que Nos Une

La tecnología establece un reequilibrio
donde es más fácil comunicarse con los hijos.

La electrónica, los ordenadores, internet, se han convertido en un vínculo especial entre generaciones, la de los padres que han llegado tarde y la juventud que ha echado los dientes entre megabits y WiFis. Es un territorio donde los hijos sacan ventaja a los padres, que con frecuencia recurren a ellos cuando la adrenalina ya les está nublando la vista y comienzan a maldecir del aparato que no obedece o responde a su ignorancia.

En ese preciso momento llega la niña, le da a un botoncito y plás, el tema resuelto. La primera tentación es aminorar el mérito. ¡Claro, no había caído, era así de simple, se me había ocurrido, pero no me atreví! La segunda es buscar un culpable ¿Quién ha sido el último en tocar el ordenador, a quién se le ha ocurrido....? etc. La tercera reflexión en voz alta, o baja, suele ser: ¡Claro, para ellos es tan fácil... lo están manejando toda su vida, se lo enseñan en el colegio! Pero por dentro hay un universal ¡pero qué listo, o lista, me ha salido mi retoño! que nos lleva a decir tonterías en las conversaciones con otros padres en cuanto tenemos ocasión. Pues mi niño ya... o cualquier otro tópico que deje boquiabierto al personal.
Sería mucho más interesante saber lo que pasa por sus cabezas cuando ven a sus padres no sólo a su altura, sino manifiestamente por debajo, torpes frente a la evidencia, inútiles ante la simpleza de la informática. Con frecuencia los padres pasan a depender de ellos para determinadas búsquedas, descargas, etc. que para ellos es rutina. Se establece así un reequilibrio donde es más fácil comunicarse porque las inevitables relaciones de poder tienden a nivelarse, facilitando una camaradería en la que los adultos se adentran entre la precaución y el orgullo.
Cuando ya la televisión raramente une, como mucho cuando la familia se “engancha” a una serie tipo Perdidos, cuando ya hace mucho tiempo que la radio es un asunto individual, que se escucha con walkmans y el cine ha dejado hace tiempo de ser familiar (salvo las de dibujos y alguna ñoña comedia romántica), aparece el ordenador como el nuevo rosario que une a las modernas familias: “la familia que usa el ordenador unida permanece unida”.
En consecuencia, su presencia en los hogares es cada vez mayor y desde las habitaciones o el estudio avanza decididamente hacia el salón para convertirse en el nuevo rey de la casa, dispuesto a sustituir a la mesa camilla y el sofá como centro de la convivencia familiar.
Internet es así un nuevo espacio de sociabilidad entre generaciones, en el que caben necesidades y deseos compartidos y compartibles que se desarrollan en un nuevo idioma de vocablos que los hijos adolescentes enseñan a pronunciar primero y a usar después a sus progenitores. Son ellos quienes inician a los padres en los nuevos dominios y aplicaciones, extendiendo el uso de las comunidades virtuales, la telefonía por Internet, las búsquedas avanzadas, localizaciones e imágenes, reservas y compras (venciendo nuestros recelos), aparte, claro está, de las ilegales descargas de música o cine.
Compartir con los hijos este mundo no sólo acerca en unos tiempos en que todo parece separar. Quiero pensar que puede ser una cierta garantía de que los peligros que también acechan en la red puedan detectarse a tiempo. Confiemos.
Fuente: Asociación "The Family Watch"
Enlace

3 comentarios:

Herbert dijo...

Si bien es cierto que a medida que pasa el tiempo, la tecnología va avanzando a pasos agigantados, también es cierto, que la juventud está cada vez más acorde con la actulidad y con estos avances de la ciencia.

En muchos hogares que de repente el padre o madre no se encuentran en casa, para compartir un momento con sus hijos, el milagro de la tecnología ha hecho que este vínculo entre padre e hijo se vuelva más cercana, ya que algunos padres no están bien actulizados en la materia o por falta de tiempo no conocen algunos mecanismos para realizar algún trabajo; y es allí donde acuden a los hijos para pedirnos algunos favorcitos relacionados a ésta tenconología que es el boom de la modernidad.

Quizás ésta tecnología trae los adelantos para bien y para mal, todo depende del buen uso que puedas darlo y aprovechar a lo máximo y compartir con nuestros padres algo que ignoramos o que ellos lo ignoran, por que hoy en día los niños están con un avance bastante considerado en el conocimiento de esta materia y ha hecho que en muchos hogares haya mas unión entre padres e hijos por el tan solo hecho de compartir aunque sea una pequeña enseñanza mútua.

En este siglo donde la electrónica esta llegando a los limites mas altos, donde la modernidad tiene que andar de la mano con nuestras viviencias, por que si una persona no se preocupa en aprender, viviría en el tiempo de la carreta, y eso hace que las personas adultas y hasta los mas pqueños están aprendiendo a manejarlo y eso hace que los niños esten pendientes en la diversidad de juegos en red que existen en el mercado, donde aprenden a manejarlo con tanta facilidad, mientras que los adultos empiezan con curiosidad a aprender a jugar y piden a sus hijos enseñarles hasta los truquitos existentes en los diversos juegos, y es donde hay esa compenetración entre hijo y padre o madre; y no solamente en los juegos, si no también en los trabajos a realizar y donde no hubo comunicación alguna, por la electrónica hoy existe mas unión.

JCavero 69 dijo...

Muy Bien Herbito...
Siempre es saludable compartir

Xiomara dijo...

En algunas familias la electrónica (computadoras, walkman, etc.), como dice en el texto nos puede unir, pero eso solo se da si los padres e hijos entiende y pueden compartir juntos, así ambos disfrutan por igual. En cambio cuando uno sabe mas, el otro se puede disgustar o sentir incomodo, y decidiría buscar otras cosas que hacer o lo realizarlo solo hasta que aprenda, y así nadie podría ver los torpes errores que comete.
En este caso los que ganarían son los hijos, ya que están más actualizados y saben más de la electrónica. A los hijos les debe encantar que los alaben por algo que saben, y mejor aun si estarías ganando a tu papá o mamá que seria algo genial. No creo que a los padres les agrade que sus hijos sepan mas que ellos, aunque si que los demás sepan que tienen hijos que son muy inteligentes.
Bueno, yo no e tenido la oportunidad de ayudar a mis papis con una computadora, pero cuando le comento algo nuevo a mi papi casi nunca me dice que no lo sabe y se pone hablar y hablar, en general de temas que el sabe. En cambio a mi mama, una vez le ayudo a utilizar su celular, pero ella si acepta que yo, puedo saber más que ella.
En mi familias la electrónica no es la mas importante, así que en mi hogar no nos une, ni desune nosotros pasamos tiempo juntos los domingos o nos vamos de paseo, conocemos lugares nuevos y aunque no siempre me divierten esos lugares, es bonito estar con ellos.
Y los hogares de ahora no deben de dejar que la electrónica forme parte de su hogar, que no sea un motivo de separación. Si existen todos estos aparatos electrónicos deben de aprovecharlos para un buen uso, y si uno no sabe utilizarlo, ayudarse unos a otros.

Vista de Jaén - Perú