...

lunes, 4 de mayo de 2009

La Gripe Porcina y la Educación...

Por: Daniel Quineche Meza

El estallido de la gripe porcina (Virus de tipo a/H1N1) en México hizo desaparecer de los medios de comunicación masiva la crisis financiera del sistema y su impacto en los países emergentes. Abundaron las noticias para prevenir su expansión, lo cual es bueno. Sin embargo, muy pocos nos preguntamos cómo se originó, menos qué impactos tiene. En otras palabras, no sólo basta colocarse una mascarilla.
Hechos como el presente, en el escenario educativo, constituyen una gran oportunidad para tratarlo como tema transversal. Efectivamente, hoy algunas consecuencias inmediatas son la "discriminación por enfermedad" (de gripe porcina a gripe mexicana, nadie quiere toparse con un mexicano y hasta se pretende suspender todos los viajes a México) y otra es que se convierte en la tabla de salvación económica de los laboratorios productores de los antigripales (Los dos grandes laboratorios suizos, Roche y Novartis, luego de verse afectados por la reciente crisis financiera, hoy se ven movilizados respectivamente para la producción de Tamiflu y de una vacuna contra la gripe porcina, y con ello experimentan la súbita mejoría de su salud económica). En cuanto al origen, por supuesto que tiene que ver con la mutación genética de los virus, sin embargo, la causa de su propagación atañe directamente a la política de salud. Una mirada a cómo es ésta en México nos obliga a compararla con la que se está aplicando en el Perú, política demagógica como la del Seguro Integral de Salud (seguro para todos) que conduce a que los escasos recursos del sector no alcancen para las acciones preventivas en los sectores sociales de mayor vulnerabilidad.
La escuela no sólo es un centro de transferencia de conocimientos sino de promoción de aprendizajes mediante la observación (¿qué está pasando?), la reflexión (¿por qué y para qué?) y la acción (qué y cómo hacer?).

Vista de Jaén - Perú