...

martes, 23 de junio de 2009

Los Caracteres de Naranjo

Debemos tener en cuenta al doctor Claudio Naranjo quien es psiquiatra, psicoterapeuta gestáltico y educador Chileno, quien nos habla de los caracteres o tipos de humanos, diferenciándolos de patologías o desordenes de la personalidad, ya que se puede decir que los cuadros anormales que describen los psicólogos y psiquiatras corresponden sólo a la manifestación mas acentuada de ciertos tipos de humanos. Estos caracteres son delimitados de la siguiente manera:

El carácter iracundo.- No necesariamente tiene que relacionársele a la persona violenta, para entenderlo de mejor forma es importante mencionar el “resentimiento” tipificados en estas personas como una ira sorda, tipificándolo según un determinado diagnostico el mas acertado seria el de trastorno obsesivo de la personalidad. Son individuos que se preocupan excesivamente por detalles, las reglas, el orden, etc.

El carácter orgulloso.- Su personalidad corresponde con lo que se entiende por trastorno histriónico; sus características mas resaltantes son luna alta emocionalidad y un deseo de llamar la atención. Los histriónicos son individuos vivaces y dramáticos; encantan a los desconocidos por su entusiasmo y aparente apertura y coquetería. Así mismo también estos individuos suelen exhibir una expresión emocional de tipo superficial y poco estable.

El carácter vanidoso.- Es un elemento con gran capacidad de seducción, eminentemente plástico, en el sentido de que muestra claras connotaciones de artificiosidad, carencia de naturalidad y temperamento vació. Podría decirse que ofrece una personalidad a la moda, tratando de emular los modelos más superficiales del momento.

El carácter envidioso.- Naranjo considera a su equivalente al masoquista, trata de exagerar el sufrimiento y de ponerse en situaciones de victima para así justificar mejor sus demandas de afecto, control y respeto.

El carácter avaro.- Se encuentra la similitud con el trastorno esquizoide de la personalidad, son individuos que rehuyen las relaciones sociales y tratan de limitar la expresión de sus emociones refugiándose en un mundo solitario. Por lo general dan la impresión de ser fríos, distantes, indiferentes a la alabanza o a la crítica que provengan de los demás. Carecen de interés por experiencias sexuales y suelen obtener muy escaso placer de cualquier tipo de actividad.

El carácter miedoso.- Naranjo afirma que una de las características de estos individuos no es el miedo sino la valentía compulsiva; Se trata de personas con carácter fuerte, combativas, que por no querer permitirse el miedo dedican mucha energía a probarse que no son cobardes. Podría incluirse aquí el carácter prusiano que muestra una ciega obediencia a las reglas, un notable fanatismo y una precisión fría.

Carácter goloso.- Este carácter se relaciona con el individuo narcisista. Son individuos que muestran una necesidad obstinada de hablar, dando un gran valor a lo que dicen. Como particularidad de este tipo de personas pondríamos mencionar su autoindulgencia y su optimismo, además de una notable capacidad para saber rentabilizar sus propios meritos.

El carácter lujurioso.- Tenemos aquí un tipo de carácter impulsivo e irresponsable, capaz de herir o maltratar a los demás, embustero, arriesgado y poco propenso a sentimientos de culpa.

El carácter indolente.- es un tipo que no aparece en el ya mencionado manual de psiquiatría americana, peor que de alguna manera se relaciona con los ciclotímicos según Kretschnmer y lo que Lowen consideraba como carácter masoquista. El aspecto más llamativo de este carácter es su combinación de perdida de interioridad y abnegación resignada que provocan así un síndrome de comodidad terrenal que puede ser entendido también como estrechez de pensamientos.

BIBLIOGRAFIA:
. Naranjo, C. (1994). Eneagrama de la sociedad. Editorial: Temas de hoy. Madrid:
. Naranjo, C. (1990). La vieja y la Novisima Gestalt. Editorial: Cuatro vientos. Santiago de Chile.

De: Visión Psicológica - Jomed
Enlace

Vista de Jaén - Perú